Como circular por una rotonda.

Para realizar bien las maniobras de entrada y salida de una rotonda, hay que tener claras varias cosas:

  • Siempre tienen prioridad los que están circulando dentro de la rotonda.
  • Hay que señalar todas las maniobras con los intermitentes.
  • Para salir de una rotonda, siempre tienes que estar situado por el carril derecho o exterior.

Teniendo claro esto, hay excepciones en la manera de entrar y salir de la rotonda.

Si tu vas a salir en la primera salida, es decir a la derecha tuya, entraras por el carril derecho y continuaras en el hasta salir por dicha salida.

Si vas a continuar de frente, entraras por el carril derecho y continuaras en el hasta salir por la salida de enfrente, siempre indicando la maniobra de la salida con el intermitente después de pasar la salida anterior a la nuestra.

Si vamos a girar a la izquierda o a hacer un cambio de sentido, entraremos a la rotonda por el carril de la izquierda. Continuaremos en dicho carril hasta pasar la salida anterior a la nuestra y en ese momento nos cambiaremos al carril de la derecha, siempre poniendo el intermitente y haciendo la maniobra con antelación. Si no podemos cambiarnos, daremos otra vuelta a la rotonda, ya que los que circulan por el carril exterior tienen prioridad.

 
Como se circula por una rotonda

Como se circula por una rotonda

Teniendo estas pautas claras, no habrá ningún problema en realizar bien las maniobras y evitar algún accidente.

Anuncios

Como trazar una curva

Al aproximarnos a una curva debemos realizar un breve examen de sus características, ya que en función de su diseño deberemos actuar en consecuencia.

Hay que respetar la limitación de velocidad impuesta o reducirla para adecuarla a la aconsejada, reduciendo a la marcha elegida de forma que a la entrada de la misma el vehículo se encuentre bien apoyado.

Si entramos en la curva acelerando, el peso del vehículo recaerá sobre el eje trasero, con lo que se perderá direccionalidad. Cuando el vehículo esté ya apoyado sobre las ruedas exteriores iremos acelerando progresivamente hasta salir de la curva. No es aconsejable frenar una vez estemos dentro de la curva.

 

TIPOS DE CURVAS:

Antes de trazar la curva debemos ver que tipo de curva es y decidir a que velocidad la vamos a tomar.

Una vez decidido esto comenzaremos a frenar y, sin soltar el freno, iremos reduciendo a marchas inferiores hasta llegar a la marcha elegida. Prepararemos las manos en el volante, el pie izquierdo sobre el paso de rueda y finalizaremos la frenada. Ahora nos encontramos en la posición y la velocidad adecuadas para tomarla. Según el radio de la curva, podemos distinguir cuatro tipos de curvas:

Curvas Cerradas: Aumenta el grado de dificultad cuando nos encontramos ante un giro de 180º, lo que se conoce como una “horquilla”. Ante esta situación nos acercaremos por el borde exterior de nuestro carril, mientras moderamos la velocidad. Cuando tengamos la salida de la curva a la vista, nos metemos hacia el vértice interior de la curva y aceleramos al tiempo que vamos aproximándonos, de nuevo, al lado externo. Un error que se paga bastante caro es el de acercarnos demasiado pronto al vértice interior, lo que provocará que terminemos fuera de la carretera.

Curva 180º

Curva 180º

Curvas Abiertas: El modelo más sencillo corresponde a aquella curva amplia que podemos encontrarnos en cualquier autopista o carretera de buen trazado. Nos aproximamos por la parte exterior del carril, con el fin de irnos acercando, progresivamente, al vértice interior y salir acelerando hacia el exterior de la curva. Entramos por el exterior, nos aproximamos al vértice interno en su punto medio y abordamos la salida acercándonos, de nuevo, al lado externo.

curva abierta

Curva abierta

Curvas en Ángulo Recto: Ante una curva de 90º, la trayectoria que vamos a seguir con el vehículo es semejante a la que realizamos en una curva amplia variando, únicamente, el punto de entrada a la misma, que se retrasa un poco con respecto al caso anterior.

curva 90º

Curva 90º

Curvas de Doble Radio: Mayor atención requieren las llamadas curvas de “doble radio”, sobre todo aquellas en las que el radio de la curva se cierra a medida que entramos en ella. El problema que reviste, es que si nos confiamos, o la trazamos equivocadamente, tendremos una alta posibilidad de salirnos a la cuneta. Una forma correcta de abordarla sería tomar el primer tramo de la curva por la parte exterior y, cuando veamos la salida de la curva girar hacia el punto interior para afrontar la salida acelerando, al tiempo que buscamos la parte externa de la curva.

curva doble radio

Curva doble radio

LO QUE NO DEBEMOS HACER:

NO aceleraremos mucho al entrar. Aumenta el peso de la parte de atrás del coche o, lo que es lo mismo, se aligera la parte delantera, perdiendo adherencia.  Al perder adherencia no obedece a la dirección y tenemos una gran dificultad para entrar en la curva.

NO acelerar demasiado pronto, antes de que el coche esté bien apoyado. Una ligera aceleración, pero demasiado pronto, puede cambiar la actitud que el coche adopta.

NO ser bruscos con el volante. El coche reaccionará, según la orden que le hemos dado y, si pierde adherencia y el giro fue brusco, reaccionará con brusquedad

Como colocar a tu bebe en el coche

El primer contacto del bebé con el coche se da al salir del hospital… por lo que hay que tener claro cuál es el mejor sistema de retención infantil, cómo se coloca dentro del coche y cómo debemos colocar a nuestro hijo en él. ¡No lo dejes para el último momento! Es recomendable practicar antes para no tener que leer las instrucciones con el bebé en brazos.

1. Grupo 0 (recién nacido hasta 10 kilos)

NOMBRE: se les conoce como capazo, cuna o cuco, y forman parte de la estructura del coche de paseo. El bebé viaja tumbado y sujeto por el abdomen mediante arneses. En algunos casos la sujeción se basa en dos tiras de velcro.

DÓNDE SE COLOCA: este sistema debe colocarse en los asientos traseros de forma transversal a la marcha y con la cabeza orientada hacia el interior del vehículo.

CÓMO SE COLOCA: se sujeta al coche por medio de los cinturones de seguridad del automóvil. Es fundamental pasar el cinturón de seguridad por los adaptadores del capazo, tensarlo bien y asegurar bien los cierres.

Usar un sistema u otro, depende de los padres y del tamaño del bebé. Hay quien prefiere llevarlo tumbado en el cuco por comodidad y porque cabe. Y hay quien prefiere llevarlo ya sentado.

NOMBRE: silla portabebés o silla-cesta. Éstas pueden ser del Grupo 0 o Grupo 0+, que tiene un mayor margen de uso. El bebé va sentado y sujeto por un arnés de seguridad de tres o cinco puntos de anclaje. El de tres puntos incluye dos correas que le pasan por encima de los hombros y una entre las piernas. El de cinco puntos incluye, además, otras dos por encima de las caderas.

DÓNDE SE COLOCA: este sistema puede colocarse en el asiento delantero (nunca con el airbag activado) o trasero del coche, pero siempre en dirección contraria a la marcha. De este modo, en caso de choque, la inercia que experimenta el cuerpo del niño queda contrarrestada por el respaldo de la sillita, y su cabeza, la parte más pesada del cuerpo, no corre el riesgo de ser zarandeada, evitándose daños importantes en el cuello y la columna vertebral.

CÓMO SE COLOCA: La parte central del cinturón de seguridad debe pasarse por las guías de pasaje que están situadas en la parte inferior de los laterales de la silla o, según el modelo de sillita, por encima de las guías de pasaje situadas en la parte superior de los laterales de la silla (en este caso, dejando las piernas del bebé por debajo del cinturón). La parte dorsal hay que pasarla por las guías de bloqueo situada en la parte trasera de la silla y tensarlo suavemente. Para conseguir una mayor estabilidad de la silla es aconsejable girar el asa de transporte contra el respaldo del asiento.

La silla-cesta puede colocarse en el asiento de delante siempre y cuando éste no disponga de airbag o esté desconectado.

El cambio a una sillita en el mismo sentido de la marcha debe realizarse lo más tarde posible para reducir al mínimo el riesgo de que el niño sufra lesiones. Pero no olvidemos que la elección del sistema de seguridad infantil ha de basarse en el peso del niño. La edad debe considerarse tan sólo como un dato orientativo. La mayoría de los dispositivos de retención disponibles siguen la normativa europea R44/04, que establece cinco grupos distintos, diseñados especialmente para las diferentes fases de crecimiento del niño.

NOMBRE: silla infantil. El niño se sujeta a la sillita por medio de un arnés de cinco puntos, dos correas que le pasan por encima de los hombros, otras dos por encima de las caderas y una entre las piernas.

DÓNDE SE COLOCA: estas sillas debe instalarse antes de sentar al bebé. Se instala preferiblemente en el centro de los asientos traseros del coche, si el cinturón dispone de tres puntos de anclaje, o en caso contrario, a los lados de los asientos de atrás. Siempre en el sentido de la marcha.

CÓMO SE COLOCA: la silla se fija al asiento del automóvil mediante los cinturones de seguridad del coche. Todos los pasajes por donde debe colocarse el cinturón, suelen estar indicados en rojo. Debe pasarse por la parte trasera del asiento y la base de la silla y abrocharlo, la cinta del cinturón debe estar situada en el lado opuesto al cierre del cinturón. Es importante comprobar la estabilidad de la silla y que todos los arneses y cinturones están bien tensados, colocados, abrochados y nunca retorcidos.

NOMBRE: silla infantil o elevador (silla sin respaldo). Permiten a los niños más mayores alcanzar la altura necesaria para utilizar el cinturón de seguridad del coche. Es decir, evitan que el niño se desplace por debajo del cinturón.

DÓNDE SE COLOCA: en los asientos traseros, en el mismo sentido de la marcha.

CÓMO SE COLOCA: el cinturón debe pasarse por las guías rojas que están situadas debajo de los apoyabrazos, y el ventral debe estar sobre sus caderas, donde no hay zonas con órganos vitales. Para finalizar se tira del cinturón diagonal y se pasa por la guía integrada en el apoyacabezas. La cinta debe quedar colocada en la parte central del hombro. Este tipo de cojín elevador desvía la trayectoria del cinturón para que, en caso de accidente, no cause lesiones en el cuello al niño. En los sistemas de los Grupos II y III el niño va sujeto con el cinturón de seguridad del vehículo.